by | 25 de Ene de 2024 | Blogs & Redes, Ortodoncia | 0 comments

¿Son útiles los aparatos miofuncionales prefabricados?

¿Qué preguntaron?

Este equipo, con sede en Edimburgo y Gotemburgo, llevó a cabo esta revisión sistemática para responder la siguiente pregunta.

“¿Cuál es la efectividad de los aparatos miofuncionales preformados en comparación con otras formas de tratamiento de ortodoncia”?

¿Que hicieron?

Hicieron una revisión sistemática utilizando métodos estandarizados. Se trata de búsquedas electrónicas, búsquedas manuales, evaluación del sesgo, extracción de datos y metanálisis relevantes.

El PICO fue:

Participantes: Niños de 6 a 14 años con maloclusión Clase II División 1.

Intervención: Aparato miofuncional preformado

Comparación: Cualquier aparato de ortodoncia activo.

Resultado: Cantidad de reducción del resalte, cualquier cambio dentoalveolar, rentabilidad, cambios en las vías respiratorias y cualquier efecto adverso del tratamiento.

Querían incluir ensayos controlados aleatorios (ECA) y estudios no aleatorios (ENR).

Dos investigadores independientes evaluaron los artículos y extrajeron los datos. Evaluaron el riesgo de sesgo de los ensayos utilizando la herramienta Cochrane de riesgo de sesgo y, para el NRS, utilizaron la ROBINS-Iherramienta. Finalmente, utilizaron el CALIFICACIÓN enfoque para evaluar la solidez general de la evidencia.

¿Qué encontraron?

Encontraron 10 artículos que describían 6 estudios diferentes. Estos incluyeron tres ECA y tres ENA. Cuando analizaron el riesgo de sesgo, encontraron que ninguno de los ECA cegó a los examinadores respecto de la asignación del tratamiento. Esto significaba que todos tenían un alto riesgo de sesgo. De manera similar, encontraron que los NRS tenían un riesgo de sesgo grave o crítico debido a la falta de control sobre los cofundadores, el sesgo de selección y la falta de cegamiento. También descubrieron que dos de las NRS estaban tan mal redactadas que no podían decidir si eran retrospectivas o prospectivas.

Presentaron sus datos como una revisión narrativa con un metanálisis limitado. Intentaré resumir esto lo más simple que pueda.

PMA vs Activador. (3 ECA)

  • El aparato activador fue más eficaz para reducir el resalte que el PMA a corto plazo. Sin embargo, la diferencia media fue pequeña, de 1,1 mm (IC del 95%: 0,44-1,77).
  • Tanto el PMA como el Activator mejoraron el sellado de labios.
  • Un estudio informó que el Activador logró un cambio más significativo en ANB que el PMA. Sin embargo, las diferencias también fueron bastante pequeñas en aproximadamente 1 grado ANB.
  • El tratamiento activador cuesta más que el tratamiento con PMA.
  • No se informaron estudios sobre las vías respiratorias.

PMA frente a controles no tratados (3NRS)

  • Estos estudios se caracterizaron por un informe limitado de los resultados.
  • El PMA redujo los resaltes en 3,5 mm en comparación con el control no tratado.
  • No se informaron cambios en los tejidos blandos.
  • Las PMA no influyeron en los incisivos superiores, pero proclinaron los inferiores.

Consideraron que el nivel de evidencia de estos estudios era bajo.

Conclusiones

Sus conclusiones fueron:

  • No hubo diferencias clínicamente significativas entre los aparatos.
  • Los activadores fueron más efectivos que los PMA para reducir el resalte, pero estas diferencias no fueron estables a largo plazo y no fueron clínicamente significativas.
  • Las principales ventajas de los PMA fueron la reducción de costos.
  • Hubo una alta deserción y una baja tasa de aceptación de las PMA.
  • Hay ausencia de evidencia sobre estabilidad y cambios en las vías respiratorias con cualquiera de los aparatos.
¿Qué pensé?

Pensé que se trataba de una revisión sistemática interesante y clínicamente relevante. Fue fantástico que estuvieran buscando un método para hacer que el tratamiento fuera más sencillo.

Cuando miré los resultados, me interesó ver que no había diferencias marcadas entre los aparatos en términos de movimiento de los dientes, cambios esqueléticos y de tejidos blandos. Además, como no es necesario tomar una impresión ni construir el aparato, parece haber una clara ventaja de menor costo con el PMA. Sin embargo, los autores señalan que existen tasas de cumplimiento relativamente bajas de las PMA. Como resultado, podemos concluir que las PMA podrían ser un método eficaz de tratamiento para la maloclusión Clase II División 1.

Sin embargo, debemos considerar la solidez de la evidencia. Debo admitir que me decepcionó ver que los tres ECA tenían un alto riesgo de sesgo debido a la falta de cegamiento. Este es un error metodológico relativamente básico. La falta de cegamiento es fundamental porque esto puede dar lugar a errores no intencionados (o intencionados) en el registro de datos. Como resultado, debemos tener esto en cuenta cuando consideramos los hallazgos de los ensayos.

Resumen

Siento que nuestra única conclusión sobre las PMA sigue siendo que falta evidencia sobre los efectos de su tratamiento. Si bien podemos tener una indicación de su impacto en los dientes, sorprendentemente no hay información sobre su impacto en la respiración, los tejidos blandos y los trastornos respiratorios del sueño. Como resultado, no hay base para las afirmaciones que hacen sus defensores.

También me preocupa un poco que su facilidad de uso pueda llevar a la prescripción remota o incluso a un sistema de atención directo al consumidor. Si bien podemos sentir que no hay riesgo de que se tomen estas medidas, nada me sorprendería con los avances que estamos viendo en la terapia con alineadores.

Las PMA podrían representar un avance importante en ortodoncia. Sin embargo, es evidente que es necesario realizar más investigaciones sobre su eficacia. Estos ensayos no son difíciles de realizar. Entendí que Myofunction Research está iniciando este trabajo, pero el silencio es ensordecedor. ¿Hay alguien ahí fuera?

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *