by | 13 de Dic de 2023 | Blogs & Redes, Ortodoncia | 0 comments

¿Qué tan estable es el tratamiento con aparatos de guía de erupción?

Este artículo se publicó en marzo de este año y logré perderlo, así que lamento no estar completamente actualizado.

¿Qué preguntaron?

Hicieron este estudio para responder estas simples preguntas:

“¿Cuál es la estabilidad de cualquier corrección de maloclusión en niños que tuvieron un tratamiento de guía de erupción de un año”?

“¿Un retraso en el inicio del tratamiento temprano con dispositivos de guía de erupción afecta el resultado del tratamiento”?

¿Que hicieron?

Este fue un estudio de seguimiento de su artículo anterior que se publicó en 2015. Describiré las características principales de este estudio y el seguimiento actual. El PICO fue:

Participantes: Niños en dentición mixta temprana con maloclusión Clase I de Angle o Clase II con resaltes mayores a 5mm, mordida profunda y apiñamiento moderado.

Intervención: Tratamiento con un aparato de guía de erupción (EGA).

Control: Retraso del tratamiento con EGA un año después.

Resultado: Mediciones dentales y cefalometría.

Este fue un ensayo controlado aleatorio. Inscribieron a 159 niños de entre 7 y 9 años de un municipio. Los niños fueron examinados para detectar maloclusión y luego se seleccionaron 48 para participar en el estudio. Estos niños fueron asignados aleatoriamente a grupos de tratamiento (EGA) y de control. La asignación al azar se realizó mediante sorteo y la ocultación de la asignación fue buena. Los grupos estaban equilibrados por edades al principio. El grupo de pacientes EGA fue tratado durante 12 meses.

Cuando finalizó el ensayo, trataron a los pacientes del grupo de control durante 12 meses con EGA.

La edad media de los grupos en meses fue de 7,7 años (DE = 0,5) para el grupo EGA y de 9,1 años (DE = 0,6) para el grupo de control. Por lo tanto, esta parte del ensayo investigaba los efectos de tratar a niños de diferentes edades con EGA.

Luego siguieron a todos los participantes de ambos grupos hasta los 12 años.

Recogieron los registros al inicio del estudio (T0), después de finalizar el tratamiento (T2) y al final del seguimiento (T3). Se tomaron modelos de estudio en todas las etapas del estudio. Se tomaron cefalogramas en T0 y T2 para ambos grupos. Finalmente, los participantes completaron un diario para registrar su cumplimiento.

El análisis de los datos se realizó mediante análisis univariado simple.

¿Qué encontraron?

Al final de su estudio, recopilaron datos de 35 participantes. Tres abandonaron el grupo EGA y siete del grupo de control lo abandonaron. Esto es importante porque condujo a grupos desequilibrados y a una posible pérdida de poder.

He extraído los datos más importantes de las tablas del artículo.

Resalte y mm
GrupoT0T1T2
EGA temprano4,9 (1,2)2,6 (1,3)3,5 (1,2)
EGA finge5,1 (1,4)2,6 (1,1)2,9 (1,2)

También demostraron que cuando había apiñamiento al inicio del tratamiento de T0 a T2, el ancho mandibular medio aumentaba de 25,0 mm (DE = 1,7) a 25,9 mm (DE = 1,2).

También hicieron una comparación entre los valores de ANB de los participantes del estudio y una muestra de niños del estudio de crecimiento noruego. Dividieron los datos en niños y niñas, y esto fue bastante complicado. En general, las diferencias fueron pequeñas y, lo que es más importante, no encontraron diferencias estadísticamente significativas.

Finalmente, afirmaron que el 31% de los participantes reportaron un buen cumplimiento, el 40% fueron moderados y el 29% fueron clasificados como malos cumplidores. La razón más común para abandonar el estudio fue no poder usar el aparato.

Sus conclusiones generales fueron:

“La corrección temprana de los resaltes con un dispositivo de guía de erupción es efectiva, siempre que el EGA se use como retenedor. Además, posponer el tratamiento un año puede no influir en el resultado del mismo”.

¿Qué pensé?

Este fue un estudio interesante y ambicioso. El ensayo estuvo bien realizado y aprecio plenamente la dificultad de realizar estudios a largo plazo sobre la intervención temprana. Creo que se debe felicitar a los autores por este ensayo.

Como ocurre con todos los ensayos, existen algunos problemas. El más importante para este estudio fue la tasa de abandono. Esto es muy relevante cuando vemos que hay más abandonos en un brazo del estudio. Esto se debe a que esto introduce sesgos. Además, me preocupaba un poco que la tasa de abandono pudiera dar lugar a una falta de poder y al riesgo de un falso rechazo de la hipótesis nula.

Me interesó ver que los autores sentían que los dispositivos EGA eran útiles. Esto realmente depende de si cree que el tamaño del efecto es clínicamente significativo. Por ejemplo, si observamos la corrección del overjet para el grupo temprano de EGA. El resalte previo al tratamiento fue de 4,9 mm y se redujo a 3,5 mm al final del estudio. No creo que esto sea clínicamente significativo. Hubo pequeños cambios similares en otros resultados.

Comentarios finales

Mi sensación final es que no estoy seguro de que este tratamiento valiera la pena el esfuerzo y el coste para lograr cambios tan pequeños de forma temprana. También debemos considerar los bajos índices de cooperación. Como resultado, no puedo evitar sentir que, si bien estos aparatos pueden tener cierto potencial, no vemos cambios clínicos que valga la pena en ninguno de los ensayos que se han publicado. Este tipo de tratamiento necesita mucha más investigación antes de que podamos promocionarlo entre nuestros pacientes.

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *