by | 17 de Mar de 2024 | Blogs & Redes, Ortodoncia | 0 comments

Parte 2 de un brillante resumen sobre los vínculos entre la ortodoncia y la AOS

Ésta es la segunda parte del informe de Greg Jorgensen sobre la Conferencia de invierno de la AAOsobre SAOS. Habla sobre el diagnóstico y tratamiento de la AOS por parte de los ortodoncistas.

¿Cómo diagnosticar la AOS?

Por el momento, la única forma de diagnosticar la AOS es una prueba del sueño llamada polisomnografía (PSG), realizada en un laboratorio. Aunque existen kits de estudio en el hogar y aplicaciones para teléfonos inteligentes cada vez más populares, el consenso entre los expertos es que ninguna de estas herramientas tiene el conjunto de funciones necesarias para permitir un diagnóstico preciso (ninguna no mide las ondas cerebrales).

Es importante destacar que los ortodoncistas no pueden prescribir y no están calificados para interpretar los resultados de una PSG. El estándar actual para cuantificar la gravedad de la AOS y el índice de apnea-hipopnea (IAH), que corresponde al número de eventos de alteración del sueño por hora. Para los adultos, menos de 5 es normal, de 5 a 15 la AOS es leve, moderada de 15 a 30 y severa por encima de 30. Para los niños un IAH menor de 1 es normal, en otras palabras, los niños no deben tener eventos de apnea o hipopnea durante el sueño. .

¿Se puede diagnosticar la AOS mediante rayos X?

Las imágenes CBCT en 3D nos permiten realizar reconstrucciones interesantes e informativas, así como realizar mediciones como el área transversal mínima. Aunque algunos artículos informan correlaciones entre esta área mínima y el «riesgo de SAOS», no podemos diagnosticar la AOS a partir de radiografías. No sólo un estudio del sueño bien codificado permite realizar dicho diagnóstico.

Las amígdalas y las vegetaciones visibles en las telerradiografías laterales pueden ser un factor de riesgo para la AOS pediátrica, pero nuevamente su presencia por sí sola no permite establecer un diagnóstico de AOS. Los otorrinolaringólogos confirman la presencia de obstrucción de las vías respiratorias mediante endoscopia y no mediante rayos X.

La AOS no es sólo un problema estructural, por lo que identificar los tipos de cuerpo en riesgo puede resultar engañoso. Muchos pacientes con estas morfologías de riesgo no padecen AOS. Por el contrario, los pacientes con “anatomía normal” pueden verse afectados.

En resumen: las imágenes 2D o 3D no son una técnica adecuada para identificar factores de riesgo o detectar la AOS.

¿Qué tratamientos son eficaces para la AOS en adultos?

El “estándar de oro” para el tratamiento de la AOS en adultos y la ventilación con presión positiva continua (CPAP). Su tasa de éxito es superior al 90%. Para los pacientes que no toleran la VPP, los tratamientos con dispositivos intraorales son efectivos en el 65% de los casos. Aunque la prescripción de dieta y ejercicio se puede utilizar para reducir la obesidad en adultos con AOS, su tasa de éxito sigue siendo baja debido al menor cumplimiento. Los pacientes tratados con cirugía bariátrica pueden tener mejores resultados si su pérdida de peso es permanente. La educación funcional, las oxigenoterapias, las presoterapias, los tratamientos de estabilización de la lengua, los collarines cervico-mandibulares y la cirugía bucal son otras alternativas terapéuticas.

De todos estos enfoques, sólo la cirugía y la pérdida de peso permanente parecen poder “curar” esta enfermedad.

¿Qué cirugías bucales se utilizan para el tratamiento de la AOS?

Para tratar la AOS se han utilizado cirugías de la orofaringe, la cavidad nasal, la lengua, el hueso hioides, la garganta y la mandíbula. Los procedimientos en la úvula, los pilares amigdalinos y el tabique nasal tienen como objetivo aumentar el flujo de aire a través de la orofaringe. Las cirugías de lengua tienen como objetivo intentar tirar de la lengua hacia adelante, bajar la base de la lengua, reducir su tamaño o estimularla para aumentar su tono muscular. Todas estas intervenciones sólo son efectivas si estas estructuras son realmente el factor etiológico del colapso orofaríngeo. No hay evidencia de que las disyunciones maxilares rápidas asistidas quirúrgicamente (SARME) ayuden a prevenir este colapso y, por lo tanto, no están clásicamente indicadas en el tratamiento de la AOS. El abordaje quirúrgico más eficaz y agresivo para el tratamiento de la AOS es el avance maxilomandibular.

¿Por qué un paciente necesitaría un avance maxilomandibular?

Este enfoque permite «curar» el SAOS en el 86% de los casos. Los pacientes pueden utilizar esta alternativa si no pueden tolerar la PPV o los dispositivos de avance mandibular, son jóvenes y no quieren la PPV o los dispositivos intraorales de por vida, o si existen otros problemas craneofaciales que justifiquen el movimiento de la mandíbula. El mayor desafío para estos pacientes es el cambio en su mordida después de que ambas mandíbulas se mueven hacia adelante. Esta es la razón por la que el avance maxilomandibular siempre debe realizarse en paralelo al tratamiento de ortodoncia. Aunque este abordaje es muy eficaz, todavía hay un 14% de pacientes que experimentan colapso orofaríngeo postquirúrgico, lo cual no es sorprendente porque la AOS no sólo está relacionada con la anatomía.

¿Qué tratamientos son eficaces para la AOS pediátrica?

La pérdida de peso aislada elimina la AOS en más del 50% de los pacientes jóvenes que cumplen con el tratamiento, siendo la obesidad el principal factor de riesgo. Las amígdalas palatinas y las adenoides hipertróficas son la segunda causa de trastornos ventilatorios en los niños, por lo que su extirpación es siempre un tratamiento de elección.

Si hay constricción maxilar concomitante, el médico tratante puede prescribir una disyunción maxilar rápida DESPUÉS de la adenectomía. De lo contrario, para pacientes de ortodoncia sin AOS, no hay razón para hacer expansión “en nombre de la ventilación” si no hay constricción maxilar u oclusión inversa posterior.

¿Cuál es el papel del ortodoncista en la AOS?

Lo más importante que pueden hacer los ortodoncistas es comprender la enfermedad. Una revisión realista de los datos más recientes nos permite concluir que los ortodoncistas no pueden predecir, prevenir, diagnosticar o tratar la AOS. Por otro lado, nuestro papel es detectar esta enfermedad e identificar a quienes presentan signos y síntomas, derivarlos a los médicos adecuados y sólo entonces tal vez realizar tratamientos de apoyo o dispositivos intraorales prescritos por los médicos. El tratamiento del SAOS por sí solo está fuera de nuestras áreas de especialización como ortodoncistas.

¿Podemos prevenir o curar la AOS en nuestros pacientes?

Nadie ha podido establecer que la expansión maxilar, con o sin anclajes óseos, prevenga o cure la AOS.

“Los efectos de la disyunción maxilar rápida en niños con AOS están respaldados principalmente por estudios con un bajo nivel de evidencia (ausencia de un grupo de control para comparar pacientes con crecimiento normal). Los ensayos clínicos aleatorios no han encontrado apoyo para su uso. »

No hay evidencia de que una sola expansión del paladar (así como de las cavidades nasales) reduzca los parámetros de la AOS. Esto se debe al hecho de que el tamaño de las cavidades nasales no está relacionado con la posibilidad de colapso de la orofaringe. En otras palabras, aumentar el tamaño de las estructuras esqueléticas subyacentes no garantiza que los tejidos blandos suprayacentes sigan o respondan de manera diferente. El Dr. Charles Guilleminault, pionero en el campo de la medicina del sueño, estaba interesado en el uso de frenectomías en el tratamiento de la AOS. Sugirió en su conferencia que sólo las frenectomías realizadas en el primer año de vida tenían un efecto beneficioso sobre la AOS. Aunque existen otras razones para usarlo después del año de edad, la AOS no es una indicación.

¿Cómo detectar AOS en la consulta de ortodoncia?

Hay dos herramientas esenciales que todo ortodoncista puede utilizar de inmediato. En primer lugar, el Cuestionario de sueño pediátrico(PSQ) es actualmente la mejor manera de identificar la AOS en los niños que atendemos en el consultorio. Es un formulario simple de una página que es fácil de completar para los padres e interpretar por parte de los ortodoncistas. Actualmente, la encuesta STOP-BANG es el mejor método de detección disponible para los ortodoncistas para identificar a los adultos que padecen AOS o están en riesgo de padecerla. Cuando sospechamos que un paciente padece AOS debemos derivarlo a un otorrinolaringólogo o médico del sueño.

¿Qué no pueden o no deben hacer los ortodoncistas con respecto a la AOS?

Los ortodoncistas no pueden predecir, prevenir, diagnosticar ni curar la AOS. No deberíamos utilizar el argumento “ventilación/tratamiento de la vía aérea” para justificar ciertos enfoques terapéuticos como las disyunciones maxilares tempranas, tratamientos sin avulsión, tratamientos sin distalización, etc.

“Al considerar la naturaleza compleja y multifactorial de la enfermedad, atribuir la causa de la AOS a un factor dental menor o a un cambio en la morfología es ilógico. A pesar de esto, la gente crea información errónea y la difunde ampliamente. »

La urgencia de un consenso sobre la AOS

El título de esta conferencia de invierno fue acertadamente “SAOS y ortodoncia: consenso y recomendaciones”. En una época en la que la ortodoncia está siendo atacada por todos lados, lo último que necesitamos es publicidad engañosa y afirmaciones que nos dividan.

Los resultados de este grupo de encuesta fueron que los ortodoncistas no pueden prevenir, causar o curar la AOS. Felicito a aquellos en nuestra profesión que reconocieron la importancia de evaluar y derivar a los pacientes con posible SAOS a los médicos adecuados antes de esta conferencia. Es esencial que todos lleguemos a un consenso y que transmitamos un mensaje idéntico y constante a la opinión pública y a nuestros colegas antes de que el tema OSE se salga de control.

Los comentarios de Kevin

Gracias Greg, es un gran resumen. Digeriré toda esta información y luego escribiré un artículo de blog sobre este tema y la “nueva especialidad” de los ortodoncistas enfocada en la ventilación…. Mientras tanto, gracias por toda esta información tan útil.

Traducido automáticamente
Publicación Original

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *